Today's Date

Sábado 20 de Enero de 2018

El canto de un preso

18.08.2015

La historia cuenta de un detenido que cantaba en los centros clandestinos de Chile entre septiembre de 1975 y enero de 1976. Su canto animaba a los otros presos y sus mensajes fueron transmitidos de boca en boca hasta que no se volvió a saber de él.

Varios sobrevivientes de los centros de detención y tortura Cuatro Alamos y Villa Grimaldi coinciden en relatar sobre un detenido que cantaba todos los días.

Roberto Gómez Donoso fue trasladado a Cuatro Alamos en septiembre de 1975. Allí escuchó que un prisionero gritaba: “Yo soy Jorge Fuentes Alarcón, militante del MIR” y continuaba explicando que, después de su detención en Paraguay, había sido trasladado a Bolivia, de allí a Arica y posteriormente a Santiago. 

Delia Susana Veraguas Segura fue detenida el 29 de septiembre de ese mismo año en Villa Grimaldi. Ella también vio a Jorge Fuentes Alarcón. Pedía que avisaran a sus familiares que estaba vivo, ya que temía ser desaparecido. 

Villa Grimaldi, Stgo. de Chile. Foto: F. Lessa

Se conoce como Pre-Cóndor la etapa de preparación para ejecutar la coordinación transnacional de los servicios de inteligencia de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. Abarcó de 1974 hasta noviembre de 1975, cuando se consolidó oficialmente la Operación Cóndor.

El secuestro en Paraguay de Jorge Isaac Fuentes Alarcón y su posterior traslado a Chile es uno de los casos emblemáticos de esta fase previa. Marcó un hito en la cooperación en el intercambio de información y prisioneros entre los ejércitos argentinos, chilenos y paraguayos. La represión ya se había internacionalizado en el pre-Cóndor.

 

El periplo

Jorge Isaac era sociólogo, estaba casado, tenía 28 años y un hijo. Nacido en Concepción, sur de Chile, era miembro del Comité Central del Movimiento de Izquierda Revolucionaria de Chile. El MIR era un grupo guerrillero de extrema izquierda fundado en 1965. Jorge abandonó su país poco tiempo después del golpe de Pinochet el 11 de septiembre de 1973.

Esa tarde Jorge estaba en Arica en el extremo norte del país. El día anterior había participado en una asamblea en la sede de la Universidad de Chile para informar sobre la última reunión del Comité Central del MIR.

Jorge Fuentes Alarcón, más conocido como el “Trosko”, era una de las personas más buscadas por los militares, quienes “habían puesto precio a su cabeza” (LINK THE CLINIC). Por lo tanto, el mismo día del golpe fue llevado por otros compañeros del MIR a una casa de seguridad en el cerro La Cruz en Santiago. Sin muchos contactos ni apoyo logístico, decidió irse del país pero su primer intento fracasó.

La noche del 28 de octubre, uno compañeros militantes lograron sacar al Trosko del país. Llegaron a Perú, donde fueron detenidos por la policía en la frontera. Una vez trasladados a Lima, el cónsul cubano los ayudó a viajar a Cuba un par de semanas después.    

A pesar de las duras críticas de la Dirección Nacional del MIR por haberse ido del país, el Trosko fue nombrado representante en Cuba. Allí los miembros del MIR recibirían instrucción militar en guerrilla urbana y rural. El plan era luego regresar clandestinamente a Chile.

Museo de la Memoria, Santiago de Chile. Foto: Pucheronews

Pero el MIR fue duramente golpeado por la represión de Pinochet. En consecuencia, el retorno de sus militantes se veía imposibilitado. Decidieron establecer una retro guardia en Argentina. El Trosko viajaría a este destino.

En ese entonces, el MIR tenía buenas relaciones con el Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo de Argentina (PRT-ERP). Además, desde 1974 se encontraban en este país muchos militantes del MIR y del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros de Uruguay (MLN-T). Habían huido de las dictaduras en sus países y varios se habían incorporado al PRT-ERP.

Fue así que, en febrero de 1974, se estableció la Junta Coordinadora Revolucionaria (JCC) integrada por el ERP, el MLN-T, el MIR y el Ejército de Liberación Nacional de Bolivia (ELN). La JCR, con su base central clandestina en Buenos Aires, brindaría “apoyo mutuo en lo militar, logístico y económico para avanzar la revolución armada en cada uno de sus países”.

En septiembre de ese año, Fuentes partió de Cuba rumbo a Buenos Aires para preparar el ingreso de más militantes chilenos.

 

El secuestro  

Los militares chilenos continuaban buscando al Trosko y monitoreaban sus movimientos.

A mediados de mayo de 1975, el Trosko viajó rumbo a Paraguay junto a Amílcar Santucho -hermano del famoso dirigente del PRT-ERP muerto en un enfrentamiento.

Villa Grimaldi, Stgo. de Chile. Foto: Pucheronews

Un ex detenido de Villa Grimaldi recuerda que, en diciembre de 1974, se enteró por comentarios de agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) que había caído un contacto internacional del MIR y que se le estaba tendiendo una trampa al Trosko en conjunto con los servicios argentinos de represión. En el país vecino, tenían conocimiento de la identidad falsa de Fuentes Alarcón e informaron a la policía paraguaya.

 

Según consta en un documento del Archivo del Terror en Paraguay , Amílcar Santucho es detenido el 16 de mayo al ingresar al país en la localidad fronteriza de Enramada. Santucho permaneció en cárceles paraguayas hasta septiembre de 1979, cuando fue expulsado a Suecia. No está claro si el Trosko fue detenido el día 16 o 17 en el Hotel España.

La ficha de detención 2628 en el Archivo del Terror relata como el Trosko entró a Paraguay bajo el nombre falso de Ariel Mondare Ledesma, costarricense, resultando ser en realidad “uno de los principales cabecillas del MIR, grupo guerrillero chileno que se adiestraba en la Argentina para incursionar a Chile y tratar de derrocar al gobierno de ese país”.

Su secuestro fue de sumo interés para las fuerzas de seguridad e inteligencia de los tres países que participaron de los interrogatorios a los dos detenidos en Paraguay. El agente de inteligencia argentino José Osvaldo Ribeiro -alias Rawson- envió una serie de preguntas para Santucho -alias Alicia- y Fuentes Alarcón -alias Nene- para esclarecer las actividades y fuerza de la Junta Coordinadora Revolucionaria.

 

Destino final desconocido

Fuentes Alarcón permaneció detenido y brutalmente torturado en Paraguay hasta septiembre de 1975. Su ficha de detención cuenta cómo “por orden superior fue puesto en libertad el 23-IX-75 y expulsado por el Aeropuerto Pdte. Stroessner.” En realidad, fue entregado a agentes de la DINA que lo trasladaron a Chile.

A dos días de la entrega del Trosko, Manuel Contreras -el jefe de la DINA- envió una nota al Jefe de Investigaciones del Paraguay con sus “más sinceros agradecimientos por la cooperación prestada para facilitar las gestiones relativas a la misión que debió cumplir el personal en la hermana República del Paraguay”.

Contreras aseguraba que “esta mutua cooperación continuaría siempre creciente para el logro de los objetivos comunes coincidentes de ambos servicios.”

Muro con los nombres de los detenidos, Villa Grimaldi, Stgo. de Chile. Foto: Pucheronews

Efectivamente los planes para formalizar el Cóndor ya estaban en camino y la reunión fundacional se realizaría apenas dos meses después de los hechos relatados, en noviembre de 1975.

Los detenidos que vieron a Fuentes Alarcón en Cuatro Álamos y Villa Grimaldi cuentan que estaba mal herido y sufría de varias enfermedades a raíz de las torturas, incluso tenía sarna. En Villa Grimaldi, permaneció engrillado y encerrado en una casucha de perro en medio de un patio. A pesar de todo eso, Jorge estaba íntegro de espíritu según dicen los testigos.

Otro detenido por la DINA en 1976 vio al Trosko Fuentes por última vez el 12 de enero del 76. Casi ocho meses después de su detención en Paraguay, fue sacado en una camioneta de Villa Grimaldi junto a otros prisioneros. Nunca más se supo su destino.

 

 

Francesca Lessa

Autor/a:

Italiana de origen, británica de formación, vivo en Buenos Aires. Doctora en Relaciones Internacionales e investigadora en el Latin American Centre de la Universidad de Oxford. Soy autora de numerosos libros sobre la memoria y la justicia en Argentina y Uruguay, y co-editora de otros varios títulos relacionados al tema. Desde octubre de 2014, monitoreo el juicio Plan Cóndor en Buenos Aires como parte de mi investigación.

¡Compartir!
¿Te gustó? ¡Compartilo!